Karen Christine Rechia

José Luis Romero

Karen Christine Rechia:

A pesar de que siempre me gustó leer y escribir (lo que no hace a nadie profesor, pero ayuda) me convertí en profesora en las prácticas de historia, en 1992. Los estudiantes me dieron una tarjetita que decía “mejor profesora de 1992”, y me parece que me lo creí.

Suelo decir que pasé por todos los niveles y por todos los espacios escolares. He trabajado en la enseñanza primaria, en la media y en universidades; en postgrados, en enseñanza a distancia, en educación de jóvenes y adultos. A pesar de que mi titulación no me permitía dar clase en los años iniciales y en la educación infantil, acompañé muchas prácticas en esos niveles como profesora de prácticas en el grado de Pedagogía.

Ya he dado clases a la orilla del mar y subiendo montañas. He andado kilómetros para dar clase en el interior del estado, y millares de kilómetros para dar clases en otros estados. En instituciones privadas y públicas (siempre me sentí más a gusto en las públicas).

Me gusta estar con los estudiantes, y en la sala de aula me olvido de todos mis problemas en el momento en que cierro la puerta; pero también me gusta estar con mis colegas en las formaciones de profesores.

Pasé más de 20 años con un dilema: puesto que también quería ser actriz, tenía dudas si la docencia no era un lugar de “actriz fracasada”. Pero hace poco me di cuenta (a veces hace falta una vida para eso) que, en realidad, la actriz era solamente una de las maneras de ser profesora.

Libros

Elogio del profesor
Miño y Dávila Editores

Tacuarí 540. Código Postal A1071AAL, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina