Cristianos en armas. De San Agustín al Papa Wojtila

Cristianos en armas. De San Agustín al Papa Wojtila

$ 2.400

En el Antiguo Testamento, Dios ordena la guerra; en el Evangelio, exhorta al amor y a la paz, «porque, para conquistar el Reino de los Cielos, no son necesarias las armas materiales», como escribe San Jerónimo. Pero cuando el poder político, bajo el emperador Constantino, elige la protección del Dios de los cristianos abandonando a los viejos dioses del panteón romano, se inicia para la nueva religión un proceso largo, contradictorio y terrible.

Disponible también en:

Resumen

La incompatibilidad entre la fe cristiana y el servicio militar desaparece y, sólo dos años después de la victoria de Constantino en Ponte Milvio, el concilio de Arlès decreta que «quienes abandonen el ejército serán separados de la comunión». Los símbolos del martirio cristiano -la arena ensangrentada, la fascinación de la lucha, las armas de la virtud, la corona de la victoria- signan el lenguaje y la teoría de la «guerra justa». Para el cristiano la guerra se vuelve, entonces, no sólo aceptable sino también meritoria y hasta santa, cuando el enemigo es un pagano o un hereje. Agustín de Hipona escribe: «A veces es necesario que los hombres buenos emprendan la guerra por orden de Dios o del gobierno legítimo».

Hoy la mayoría de los cristianos comparte la invitación a la paz, una invitación autorizada y, a menudo, apasionada. ¿Se trata de una conquista definitiva? ¿»Nunca más guerra», como dijo Paulo VI? Queda alguna duda. Pero, ciertamente, como veremos en este libro, el pasado es impresionante?

*  *  *

«Cristianos en armas? recorre antiguas prácticas y teorías de unos quince siglos de Cristianismo, para mostrar con documentos en mano todas las veces que los padres y doctores de la Iglesia, teólogos y santos, han justificado o incluso glorificado la guerra? lo que endulza el catálogo es que Fumagalli demuestra cómo con esta serie de partidarios de la guerra se entrelazan los esfuerzos apasionados de hombres de la Iglesia que intentaron suavizar los conflictos armados dictando reglas orientadas a minimizar el horror, como la condena de la guerra santa por parte de Marsilio de Padua hasta los pronunciamientos pontificios, desde Benedicto XV a Juan XXIII, contra la «inútil matanza». Pero precisamente a causa de esta dialéctica entre «guerreros» y «pacíficos» tendríamos que rechazar el argumento de que los tiempos eran lo que eran. A muchos les ha sido posible ir contra la mentalidad de la propia época?
Aunque, en conclusión, Fumagalli ve estas contradicciones como vinculadas con nuestros más profundos instintos de agresividad, yo diría, más bien, que el mensaje evangélico, para transformarse en religión oficial, tuvo que hacer las cuentas con el mundo en el que se insertaba, con los usos y costumbres feroces del Imperio, con la mística guerrera de los pueblos bárbaros? Una cosa es el mensaje cristiano, otra la civilización cristiana como fenómeno romano-barbárico?».

UMBERTO ECO («Pedir perdón», publicado en diario La Nación, 25 de junio de 2006).

192 páginas,
1ª edición 2007.
ISBN: 978-84-96571-51-8.
Formato 14,5 x 22,5 – Rústica

Autores

Mariateresa Fumagalli Beonio Brocchieri

Índice

Una premisa para la nueva edición
Premisa

PRIMERA PARTE

i. Las guerras en la Escritura
ii. El lenguaje de la guerra espiritual y del martirio
iii. Los cristianos soldados del emperador
iv. Carta al oficial Bonifacio
v. Agustín y la guerra
vi. Oratores y bellatores clérigos y laicos
vii. Voces disidentes, voces de paz
viii. Dios garantiza la victoria
ix. Guerra justa, guerra santa
x. Herejes e intelectuales contra la guerra
xi. Reformadores en armas
xii. Hay guerra también en Utopía
xiii. Una nueva guerra en un nuevo mundo
xiv. “Callad, teólogos”
xv. Tiempos oscuros

SEGUNDA PARTE

xvi. Europa igual cristiandad
xvii. El papa contra la barbarie y la superstición
xviii. La gran prueba
xix. La conciencia del peligro
xx. Desconcierto
xxi. Bendecir los cañones: las guerras de Etiopía y de España
xxii. La tragedia
xxiii. Los cristianos por la paz
xxiv. Para los hombres de buena voluntad
xxv. La guerra es contraria a la razón

Releyendo

Bibliografía

Índice de nombres